El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha comprometido a hacer “todo lo que esté en mis manos” para renovar el Plan PIVE II de ayuda a la compra de automóviles, que podría agotarse este mismo mes, según los cálculos de los fabricantes. Rajoy, que no ha especificado más detalles sobre la renovación del plan, ha definido a España como el “mejor país para recibir inversiones del sector del automóvil”, durante la presentación del nuevo vehículo que se fabricará en la planta de General Motors en Figeruelas, el Opel Mokka.
El gigante estadounidense del automóvil invertirá en la primera fase de adaptación del Mokka a la línea de montaje zaragozana unos 65 millones de euros, que se irán ampliando sucesivamente hasta el comienzo de la fabricación del vehículo, en la segunda mitad del año 2014, según ha confirmado el consejero delegado de Opel Karl-Thomas Neumann: “La decisión de llevar el Mokka a Zaragoza confirma la estrategia de la compañía de fabricar coches donde se venden. La enorme demanda del Mokka subraya el atractivo de nuestros coches, la ofensiva de producto de Opel y asegura empleos en Europa”.
El todocamino compacto de la marca alemana ha matriculado cerca de 1.500 modelos en España durante el primer semestre del año, y se ha convertido en uno de sus modelos de más éxito desde que se pusiese a la venta durante 2012. Hasta ahora, este se producía en exclusiva en Corea del Sur, pero la elevada demanda de este tipo de vehículos en Europa ha llevado a General Motors ha trasladar su producción al continente, dentro de su nueva política de ajuste de costes para su filial europea.
El ministro de Industria José Manuel Soria, también presente en el acto, ha declarado que la inversión en la fábrica es “un signo de confianza y credibilidad en Europa de la política económica del Gobierno”, y ha defendido la automoción como “uno de los sectores más importantes por su capacidad de generar empleo y por su inversión en I+D+i. Rajoy, en su primera comparecencia tras la intensificación de las acusaciones de financiación ilegal del Partido Popular y en la que no se han realizado preguntas, ha declarado que la decisión de General Motors “es un respaldo a la competitividad y liderazgo del sector del automóvil en España”, y que “es un orgullo que un gigante como GM vuelva a confiar” en España para invertir.
La fábrica de Figueruelas es la planta de General Motors con mayor capacidad de producción del grupo en Europa, con casi 450.000 automóviles al año y cerca de 6.000 empleados. Estos aprobaron en abril un nuevo convenio colectivo, con congelación salarial durante dos años, que ha sido la llave para la llegada del Mokka.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s