El plan PIVE llega a su fin. Puede que esta sea una de las frases más repetidas de las últimas semanas en los anuncios publicitarios. El segundo plan de ayudas públicas para la adquisición de vehículos eficientes está cerca de agotarse tras haber contabilizado ya más de 115.000 reservas con más del 75% del presupuesto comprometido. Julio o, como mucho, agosto son las fechas que se manejan desde el sector para poner punto final a un plan gubernamental que no ha terminado de frenar la sangría de ventas que acucia al sector en los últimos años (el primer semestre de 2013 se ha saldado con una caída de las matriculaciones de turismos del 4,9% con respecto al año anterior). Por este motivo muchos concesionarios están poniendo toda la carne en el asador para apurar sus últimas ventas, ofreciendo todo tipo de facilidades para adquirir el vehículo. Sin embargo, antes de comprar, conviene tener en cuenta cuáles son las mejores opciones para obtener financiación para un coche.

Muchas entidades y aseguradoras ofrecen los llamados créditos coche a la hora de financiar las compras. Estas opciones son complementarias a las de la financiera de la propia automovilística, que también suele ofrecer una línea de crédito con condiciones personalizadas. Estos créditos son algo común ya que, según datos de la Federación de Asociaciones de Concesionarios de Automoción (Faconauto), tan sólo un 20% de los españoles paga su coche al contado.

Es en este punto donde al cliente se le abren varias posibilidades. En el caso de los créditos que ofrecen en el propio concesionario (algunas veces vinculado a una entidad financiera) tienen la ventaja de contar con una mayor flexibilidad en la concesión que la de los bancos y también de adaptarse en mayor medida a las necesidades en cuestión de cuotas y plazos. Entre las financieras de las principales marcas se pueden encontrar periodos máximos de devolución de 84 meses y cuotas mínimas de 100 euros para vehículos con un precio medio de 18.000 euros. Sin embargo, esta alternativa suele presentar tipos de interés más elevados que los que ofrecen los bancos. Por ejemplo, en un préstamo para un vehículo tipo de 18.000 euros a devolver en 48 meses en PSA Finance (grupo Peugeot – Citroën) se aplica un interés del 14,36% TAE; en Renault Financiación, del 13,7%; en Volkswagen Finance (que incluye a Audi, Seat o Skoda), del 15,6%; y en Ford Credit Services, del 16,8%. Estos créditos suelen ofrecer además opciones como protección total del crédito, seguro de pérdida o para el propio vehículo.

Desde la aplicación de asesoramiento Fintonic, recomiendan “comparar las condiciones ofrecidas en el concesionario con las del banco ya que, en muchos casos, desde las entidades financieras se prestan a mejorarlas”. Son varios los bancos que ofrecen este tipo de créditos aunque, entre ellos, destaca BBVA y su crédito coche de hasta 75.000 euros con un plazo máximo de devolución de 120 meses. El tipo de interés para un crédito tipo de 10.000 euros a 60 meses va del 6,5% al 8,5% TAE, dependiendo de la vinculación del cliente. Por ejemplo, si tiene domiciliada la nómina se le aplica una rebaja de un 1,5% TAE y si contrata un seguro de protección de pagos, un 0,5% adicional. Este crédito lleva asociada una comisión de apertura del 2,2%. 

En el caso de Santander, ofrece entre 3.000 y 48.000 euros a un plazo máximo de 60 meses con la posibilidad de poder diferir el pago hasta tres meses después de solicitarlo con un tipo de interés de entre el 8% y el 11%, siempre dependiendo de la posición del cliente respecto a la entidad. Banco Sabadell también es otra de las opciones destacadas al ofrecer 60.000 euros a 72 meses con un tipo de interés del 13,2% TAE, una comisión de apertura del 2% y del 0,5% por reembolso anticipado.

Además de las financieras de las automovilísticas y las entidades hay una tercera vía para conseguir crédito que son las propias aseguradoras. Estas compañías pueden conseguir condiciones ventajosas a la hora de financiar un vehículo. Este es el caso de Mutua Madrileña, a través de Banc Sabadell Fincom, donde los asociados pueden obtener créditos al 7,99% TAE con una comisión de apertura del 2%. Por su parte, Mapfre también ofrece este servicio a través de FinMadrid, con condiciones personalizadas para cada cliente.

Las ayudas del plan PIVE consisten en un descuento de 2.000 euros en el precio de compra del vehículo, de los cuales 1.000 los aporta el ministerio de Industria y otros mil el concesionario. En el caso de familias numerosas y vehículos de más de cinco plazas las ayudas se amplían a 1.500 euros, hasta alcanzar los 3.000 euros en total. Para acogerse a este programa, el cliente debe adquirir un vehículo con motor ecológico de bajas emisiones, eléctrico o híbrido.

Via: http://www.elconfidencial.com; Jordi Cirera ;

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s